Agradecer, una mágica virtud.

Dar
las gracias con el alma por lo que uno tiene en el aquí y ahora, es una forma
maravillosa para transformar nuestra vida. Es un momento mágico y único, que
nos permite sentir sensaciones de paz, puesto que cuando uno esta agradecido,
realmente esta conectado con la propia verdad y con la fuente interior de uno
mismo. Agradecer, es
una forma fabulosa de abrir el inicio de un
ciclo y para cerrarlo también, independientemente de los resultados, ya que
estos dependerán de tu percepción. Por ello, sea cuales fueren los resultados
agradece siempre.

La actitud de estar agradecido, podría convertirse pues
en un gran valor para la salud de la comunidad y del mundo. De hecho, podría
ser la clave para acabar con el devastador ciclo de miedo, aislamiento y
violencia que predomina en nuestra sociedad individua­lista. Además, esa actitud
positiva, es buena para la vitalidad, el corazón y el sistema inmunitario.

En este paso, por la universidad de mi vida, por eso
me considero un aprendiz de la vida, he descubierto que cuanto más dispuesto
estoy a agradecer las pequeñas cosas en mi vida y de mi historia, cosas grandes surgen de
fuentes inesperadas. Así pues, si tu vida no funciona bien en estos momen­tos,
podría deberse a que tu actitud de gratitud necesita un amoroso ajuste. Recuerda
que el ser agradecido, no es la consecuencia de las cosas que nos
suceden; es una actitud que cultivamos con la práctica del día a día y de forma
constante. Cuanto más agradecemos, más cosas tenemos para agradecer.

Agradecer por lo que uno tiene, es
también una manera distinta y efectiva de aceptar el aquí y el ahora, y las
cosas que no se pueden cambiar, las cuales no dependen de nuestras decisiones y
cambio, nos conecta con la sensación y el placer del triunfo y nos aleja de
esas sensaciones de perdidas, intranquilidad y angustia. Por tanto, darte
cuenta que en la medida que cultives el habito de ser agradecido, en esa medida
seguirán surgiendo cambios que transforman tu vida y tu existencia

Así pues, si todavía no eres una persona
que eres agradecida de forma diaria y constante, te invito a considerar la posi­bilidad
de hacerlo, comenzando ahora mismo agradeciendo por estar vivo o también esta la posibilidad de declarar o
afirmar ¨Agradezco el ser que soy, donde estoy y con quienes estoy¨, si no
quieres repetir esta afirmación entonces pregúntate
?Qué puedo agradecer hoy?, pero agradece. Mientras lo haces,
comprende desde el sentir, cuánto poder tienes, y hasta qué punto eres una per­sona bendecida
y amada por el simple hecho de estar vivo aquí y ahora.

Por
tanto agradece siempre todo lo bueno, lo malo, lo que tienes, lo que no tienes,
lo que te falta, la luz, la oscuridad y veras como todo va a cambiar y sentirás,
que realmente eres una persona afortunada, porque al fin todo es un aprendizaje
y cada aprendizaje viene a transformar nuestra vida. En fin siempre hay que
agradecer por las cosas que no nos satisfacen, y por las que nos satisfacen también. Y recuerda que
esta actitud de ser agradecido para fortalecerla, conlleva un trabajo, que para mucho no es fácil.
Todo depende de tu elección y ganas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *