?Donde dejastes tus ganas de vivir en armonía?

Una nación se fortalece con el cambio de ACTITUD DE SUS HABITANTES, que dejen de ser
sobrevivientes y que pasen a ser seres vivientes de la nación.

Una nación se fortalece, cuando
cada uno de sus habitantes tenga la capacidad de responder a estas preguntas
que son la base del amor propio ?Quién soy? ?De
dónde vengo? ?Qué quiero? ?Hacia donde
voy?, y dejen así de estar perdidos en el conformismo y la ignorancia.

Una nación se fortalece, cuando cada uno de sus habitantes, saben lo
que se merecen y trabajan para alcanzar ese magnifico logro.

Una nación se fortalece,
cuando cada uno de sus habitantes dejen de culpar a los otros por sus
situaciones y cada quien asuma la responsabilidad
que le corresponde como habitante.

Una nación se fortalece,
cuando cada uno de sus habitantes como seres vivientes dejen de engañarse a si
mismo, esperando que otro o otros les otorguen el valor que ellos mismo
desconoce.

Una nación
se fortalece, cuando cada sus seres vivientes asuman con responsabilidad que
nadie les dará lo que nunca han tenido. Y
que para tenerle hay que ganárselo con trabajo digno.

Una nación se
fortalece, cuando sus habitantes dejen de CREER que puede ser mas vivos que
otros y que desde esa viveza pueden arremeter contra otros. Considera que cada
vez que CREES que le estas faltando el respeto a otros TE LO ESTAS FALTANDO TU
MISMO.

Una nación se fortalece, cuando sus ciudadanos
despierten sus conciencias y cambien sus
comportamientos sin metas claras y muchas fantasías, abandono, mediocridad, pasividad, conformismo, indiferencia,
victimización, culpa, critica, desorganización, agresión, impotencia, tristeza,
desconfianza, sumisión, intolerancia, incomprensión, poca identidad por lo
propio, al igual que sienten desprecio y deterioro de lo suyo; es hora de
cambiar todo eso por pensamientos, palabras, acciones y sentimientos de respeto,
valor, amor, pro actividad, unión, constancia, disciplina, comprensión, emprendimiento, alegría,
diversión, tolerancia y dignidad ante cualquier
persona.

Que te pasa
mi hermano venezolano DONDE DEJASTES TUS
GANAS DE VIVIR EN ARMONIA.
Respeta a cada uno de tus hermanos, que cada uno
de ellos, tiene el mismo valor que tu,
somos hijos de un mismo padre que se llama DIOS y el nos trajo a este mundo con
amor. Es hora de mirar hacia dentro, y dejar
de culpar a los demás por lo que te sucede. Tú eres el único responsable de tu
destino y como responsable que eres, encárgate tú de construir el tuyo y deja con respeto que los demás, construyan
el de ellos según sus decisiones. Recuerda amate a ti mismo para que puedas
amar a los otros. Todo comienza por ti.

Afirma: yo Soy quien
construyo mi nación y elijo participar activamente en sus cambios positivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *