Relaciones amorosas tóxicas

Normalmente se piensa que las relaciones destructivas son
aquellas que conllevan maltrato físico, pero hay formas más sutiles y casi tan
devastadoras de tener una relación destructiva. Estas producen un perjuicio
tanto físico como emocional o psicológico en ambos miembros de la pareja o en
el más vulnerable. El afectado o los afectados no se dan cuenta de este perjuicio hasta que es tarde y el
enganche emocional les hace mantener esa situación negativa.

Por otro lado también
creen que el amor hará cambiar las actitudes o adicciones del ser amado. De
igual forma, estas relaciones de pareja producen mucha pena y desdicha así como muy poca alegría y buenos momentos.
Un factor común en este tipo de parejas, además de la infelicidad, es que siempre
hay uno de los que intenta constantemente sostener esta relación por muy
imposible que esto resulte, desgastándola de esta manera aún más y provocando
una mayor insatisfacción. Las relaciones ideales son aquellas en que las dos
personas ganan en afectividad, comprensión y contención, es decir, ganar-ganar.

En cambio, en las
relaciones tóxicas, esto solamente se da de esta forma: perder-ganar. O peor
aún, en casos más extremos: perder-perder. Provocan más insatisfacción que
felicidad. Las sensaciones de bienestar que proporcionan en escasos momentos
son muy efímeras. A menudo es necesario silenciar o pasar por alto ciertas
cosas que, de darles la importancia que efectivamente tienen, causarían un
profundo dolor e incluso llegarían a poner en peligro la continuidad de la
pareja. Podrías comenzar formulándote interrogantes como: ?A menudo tu pareja
te hiere y te entristece de forma exagerada?, ?Utiliza mecanismos tales como la
culpa, el sarcasmo y la burla para manipularte?, ?mina tu autoestima y tu
capacidad de decisión? De igual modo, en ocasiones la persona llega a una situación
en la que no se reconoce a si mismo producto de todos estas situaciones
vividas.

?Cómo reconocer cuando se esta con ese tipo de relaciones?

Si las
respuestas a las interrogantes anteriores son afirmativas es muy posible que
estemos involucrados en una relación de este tipo, sin embargo; puedes seguir
diagnosticando a través de las siguientes interrogantes:

?Por momentos te sientes tan herido que desearías
no estar con esa persona?,
?Hay demasiada culpa, sarcasmo, ironías y burlas
como mecanismos de manipulación entre ambos?,
?Has perdido la capacidad de
decidir por ti mismo?
, ?Tienes la sensación
de que es necesario que te desdibujes como persona para que el otro esté
contento y no provocar conflictos en la relación?, ?Cedes a los deseos del otro todo el tiempo,
con tal de no provocar problemas y en aras de la paz y la armonía del vínculo??La
persona que te gusta tiene adiciones de algún tipo?, ?La persona que esta
contigo es cariñoso (a), pero es muy agresivo/a por lo general con sus
relaciones?, ?La persona que esta contigo es controladora?, ? La persona que
esta junto a ti le dan ataques de celos de forma consecutiva?, ?Sientes que la
persona que te ama te manipula y te pone condiciones?

Por supuesto, estos
indicadores para reconocer las relaciones destructivas deben ser habituales, no
tratarse de situaciones anecdóticas.

?Por qué me
siento atraído por ese tipo de relaciones?

Cualquiera puede sentirse atraído por una
persona que no le conviene (todas las malas parejas no son relaciones
destructivas). Pero hay personas que pasan por muchas relaciones destructivas y
no se sienten cómodas en una relación sana. Esto último suele ser porque se han
acostumbrado a experimentar el amor con esa adrenalina de las relaciones
toxicas, donde primero es el dolor, el resentimiento, la culpa, lo cual
antepone AL AMOR.

Una relación sana, con
sus altibajos normales, no proporciona esa intensidad de emociones y en algunos
casos se dejan relaciones sanas porque creen que falta pasión y que no
funcionan. Por lo tanto, las personas que se enganchan en relaciones TOXICAS,
casi siempre tienen estas características que los hace candidatos para engancharse
en este tipo de relaciones:

– Muy baja autoestima: Son personas que creen
tener suerte si alguien se fija en ellas, del tipo: “Si dejo la relación
?Quién me querrá?”.

– Síndrome del salvador: Son personas que se
reafirman ayudando a alguien, lo cual es positivo. Pero necesitan ser
“salvadores” y se sienten atraídos por personas desvalidas, con
alguna adicción o problema personal, entre otros. Y quieren ayudar aunque el
otro no lo desee, abandonándose a sí mismas.

– Padres muy autoritarios: Padres con los que tienes
que ser y hacer como ellos quieren o no merecerás su amor. Y creen que el amor
hay que ganárselo y hacer méritos para merecerlo.

?Que hacer?

Primero debes aceptar
que estas ante una relación destructiva que mas que generarte bienestar lo que
te causa son malestares los cuales atentan con tu bienestar psicológico,
fisiológico, biológico y emocional. Búscate a un profesional que te asesore y
que le ayude a dejar de ser parte de esas relaciones destructivas que te
mantienen apegado para que así, te brindes la oportunidad de que tu autoestima
se fortalezca, lo cual te permitirá abrir caminos que te lleven a tener
relaciones positivas. Recuerda que para tener relaciones positivas con otros,
primero debes de tener relaciones positivas contigo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *